FAMILIAS INVENSIBLES

En la actualidad, estamos acostumbrados a escuchar hablar de súper héroes, hombres y mujeres con poderes sobre humanos, capaces de realizar grandes hazañas. Nos maravillamos con sus acciones y hasta nos conmovemos.

En el mundo real, nadie tiene súper poderes, sin embargo, existen hombres y mujeres con la capacidad de entregar su vida por los demás.

Estos héroes reales pueden ser tan cotidianos como los bomberos, hombres capaces de dar su vida para salvar otras vidas. O aquel hombre que ve como unos malandrines molestan a una chica en el metro y sin pensar en sí mismo, entra a defenderla.

Muchos ejemplos de héroes cotidianos podría enumerar. Y el tema que hoy me ocupa, también esta relacionado con hombres y mujeres que se enfrentaron, sin buscarlo, a la disyuntiva de ser héroes o no.

Pienso que en el día a día, todos de alguna manera, enfrentamos la experiencia de decidir cómo comportarnos, por desgracia, parece que no esta de “moda”, tener la capacidad de realizar una acción a favor de otro, sin importar las consecuencias que eso traiga para mi. O mejor aún, conociendo las consecuencias de mis actos, tomar libremente la decisión de realizar aquella acción, reconociendo que a pesar de que a mi me ocasione un mal, traerá mucho bien, para un grupo mayor de personas, por tanto, mi sacrificio, será en beneficio de muchos más.

Para mi entender personal, la definición de héroe, es precisamente lo que acabo de mencionar: El hombre o mujer, que conociendo las consecuencias personales de su acción, decide libremente realizarla en beneficio de un bien mayor, normalmente para un grupo de personas.

A este escrito lo he titulado, Familias invencibles, y también podría haberle llamado, familias heroicas. En esté caso, no se trata de un solo héroe, estamos hablando de un grupo de personas que se comportan heroicamente.

Conociendo la historia humana de los acontecimientos en Clipperton, sin dudarlo, me atrevo a definir como héroes a los hombres y mujeres que protagonizan esos acontecimientos.

Ciertamente, ellos se ven forzados por las circunstancias a enfrentar un abandono. La psicología nos da luces para comprender que ante una situación de emergencia y sobre vivencia, los seres humanos buscamos la forma de huir del peligro. Sabemos que vivir en Clipperton no era nada sencillo, podía causar perturbaciones psicológicas, razón por la cual, antes del abandono, los soldados y sus familias iban a tierra firme, algunos volvían a Clipperton y otros eran relavados, quiero imaginar que teniendo en cuenta su capacidad de tolerancia a aquella difícil situación.

Cuando mi abuelo Ramón Arnaud, narraba el comportamiento de los hombres y mujeres ante el abandono, incluso de los niños, yo intentaba imaginar la situación y dentro de lo poco que podría yo conseguir mentalmente, sin tener la referencia de una experiencia real, yo podía percibir en mi: miedo, falta de esperanza, soledad, tristeza, amargura, depresión…

Mi abuelo Ramón, fue siempre un hombre perfectamente normal, psicológicamente y emocionalmente. Yo estoy convencida, de que el había superado el abandono y todo lo que allí vivió, gracias a que experimentó, la crianza de dos grandes personas. Un padre que teniendo en sus manos la oportunidad de huir para salvar el pellejo, decide quedarse porque considera que es mucho más importante cumplir con su deber de soldado, y defender su patria, que otra cosa, inclusive por encima de su familia.

No se puede culpar al Capitán Arnaud de la muerte de sus soldados y familias, ya que según describe mi abuelo, cuando llegó el barco norteamericano que recataba a los náufragos, le brindo al Capitán Arnaud, la posibilidad de llevarlos a todos al continente.

El Capitán Arnaud tomo una decisión heroica, se quedaba porque tenia que obedecer ordenes superiores, y porque aquel barco era norte americano y eran sus enemigos ya que estaban invadiendo su patria.

Pero el era consiente que si se quedaba, la probabilidad de ser rescatados por un barco mexicano, era casi nula. Reúne a su gente y a las familias y les explica está situación, les pide que se vayan a México. La decisión de sus hombres fue, quedarse al lado de su capitán.

Yo admiro a un grupo de soldados que son capaces de tomar una decisión tan fuerte como esa, y hacerlo por encima de si mismos y de sus familias, respetando un valor superior que es la patria. ( Algo que estoy convencida de que poca gente haría actualmente ).

Pero mucho mas que admirarlos a ellos, siento un profundo respeto por las heroicas mujeres de aquellos hombres. Ellas, libremente eligieron quedarse con sus esposos. Nadie las obligo, y si a ellos los movían los valores como militares.

A ellas las movía un valor fundamental y eterno: el amor. Ese amor que ellas habían prometido a ellos. En las buenas y en las malas…

Alicia, esposa del Capitán Arnaud, es la primera que decide quedarse y las otras mujeres la ven como un ejemplo a seguir.

Una vez le pregunte a mi abuelo: ¿ Si tu mamá se hubiera salido con ustedes en aquel barco, qué crees que hubiera pasado?

El me respondió: No hubiéramos estado tantos años abandonados, pero ella no hubiera sido feliz porque sabía que había abandonado a mi padre, al que siempre amo.

Y estoy seguro, de que yo tampoco hubiera sido feliz.

Creo que tomamos la mejor decisión, y eso nos ha marcado con valentía y nos ha hecho fuertes. Yo me siento orgulloso de mi padre y de mi madre. Creo que me enseñaron a ser un hombre que no tiene miedo de enfrentar la vida y de hacer lo que se debe de hacer.


#clipperton #isladeclipperton #historiadeclipperton #familiaArnaud #capitánRamonArnaud #gabrielaarnaud #clippertonhonorygloria


Gabriela Arnaud

Presidente del Proyecto Clipperton


© 2014 by Clipperton.mx